Programa de mejora genética del Ibérico de Topigs Norsvin

El éxito de los programas de mejora genética porcina durante las últimas décadas ha permitido una producción porcina más eficiente y rentable gracias a un notable incremento en el número de lechones destetados por cerda/año, así como la mejora en los crecimientos y conversiones de nuestros animales.

Topigs Norsvin, la compañía líder de mejora genética porcina, reconocida por su enfoque innovador en la aplicación de soluciones genéticas para la obtención de una producción porcina rentable, acumula años de experiencia dando servicio y soporte a sus clientes para alcanzar el máximo progreso genético.

PigBase es el corazón del programa de genético de Topigs Norsvin, la mayor base de datos del mundo con información de más de 45 millones de cerdos incluyendo datos fenotípicos recogidos en granjas núcleo, pero también en granjas de clientes y granjas comerciales, así como estaciones de testaje.  Pero una gran cantidad de datos no es suficiente para alcanzar el máximo progreso, es necesario garantizar que la información sea de la máxima calidad y fiabilidad y para ello, el equipo técnico de Topigs Norsvin pone a su servicio su experiencia y conocimiento.

Hace 3 años, Topigs Norsvin inició su propio programa de mejora genética para el ibérico con el que respondía a la demanda de clientes y colaboradores para trasladar la tecnología y experiencia de nuestra compañía a las ganaderías ibéricas. Arrancó así un emocionante proyecto en el cual, de la mano de las empresas participantes, se ha construido una extensa base de datos de reproductoras ibéricas dentro de PigBase donde ya hay datos de más de 7000 cerdas y más de 30000 ciclos. En la actualidad, la base de datos cuenta con cerca de 4000 cerdas ibéricas presentes en 7 granjas diferentes e interconectadas vía macho.

¿En qué consiste el programa genético para ibérico de Topigs Norsvin?

Las bases del programa genético para Ibérico no difieren significativamente de lo que se ya se realiza con éxito en líneas blancas. Todas las cerdas presentes en la base de datos reciben una identificación individual y única y mediante alguno de los diferentes programas de gestión de granja conectados con PigBase, los granjeros intercambian los datos de ciclo registrados (cubriciones, partos y destetes) que son empleados para el cálculo de valores genéticos estimados. Este proceso se realiza diariamente y los granjeros tienen acceso a los índices de selección actualizados de forma permanente a través de herramientas como la Breeding Web donde pueden consultar toda la información relevante de las reproductoras de su explotación y dispone de ayuda para seleccionar las mejores reproductoras en los tres momentos claves del proceso de selección, la cubrición en pureza de las mejores cerdas, la selección de las mejores reproductoras de reemplazo y en el desecho de las cerdas con peores índices.

En esta primera fase, el objetivo de selección elaborado, y que se utiliza para estimar el índice de selección de los reproductores, está orientado a la mejora de caracteres reproductivos como el tamaño de camada, la capacidad maternal, así como la longevidad de las cerdas. En dicho objetivo se incluyen caracteres como el número de lechones nacidos (totales y muertos), supervivencia en lactación, número de tetas, peso al nacimiento, número de ciclos en activo, intervalo destete-cubrición o fertilidad, entre otros. Este objetivo de selección responde a la filosofía de Topigs Norsvin de Selección Equilibrada, presente en todas nuestras líneas.

Los machos reproductores son seleccionados en una de las granjas colaboradoras de este proyecto, donde se realizan protocolos adicionales como son la medición del crecimiento, así como la valoración de la profundidad de lomo, grasa de cobertura y grasa intramuscular por ultrasonidos. Aunque no se incluyen en el objetivo de selección actual, estos datos si son empleados en la estimación de valores genéticos para caracteres de finalización y se emplean en la selección de los futuros bisabuelos que, de esta manera, también contribuyen a la mejora genética de la población ibérica que forma parte de nuestro programa para una producción más eficiente y de la máxima calidad.

Los verracos seleccionados se alojan en los CIAs de AIM Ibérica desde donde es posible realizar la distribución del semen a todas las granjas que forman parte del programa.

Cebo Ibérico por Duroc IMF. Cortesía Terra Ibérica.

¿Qué es necesario para formar parte del programa genético del Ibérico de Topigs Norsvin?

Los requisitos necesarios para poder participar en el programa de mejora genética son sencillos, en primer lugar, hay que disponer de un programa de gestión de granja, de los múltiples existentes, que esté conectado con la base de datos de PigBase. En dicho programa será necesario realizar la introducción de los datos de ciclo (cubriciones, partos, destetes) y de los lechones individuales. La información se debe intercambiar de forma regular con nuestra base de datos para que se realice la actualización de los valores genéticos. En las cubriciones en pureza con machos ibéricos, un único macho debe usarse para la inseminación, debiendo registrarse la identificación del verraco en el momento de la cubrición (siempre en monospermia). Las lechonas ibéricas deben ser identificadas al nacimiento que su número individual y único que quedará registrado en nuestra base de datos. La información del número de tetas y peso al nacimiento puede ser también registrada (opcional).

Será necesario que en la granja dispongamos de capacidad para la recría de las futuras reproductoras. Finalmente, se deberán cumplir los objetivos del Plan de Genética (número de bisabuelos al año, porcentaje de cubriciones en pureza, tasa de reemplazo, etc…) para lo que contará, en todo momento, con el soporte de nuestro equipo técnico.

¿Cuáles son las posibilidades de futuro?

La ambición de este programa de mejora genética es máxima y nuestra ilusión es seguir creciendo de la mano de todos los participantes del programa. Para ello, ponemos a su servicio toda la tecnología y herramientas de las que disponemos para la recogida de mayor cantidad y calidad de datos que alimenten nuestra base de datos. Se han desarrollado protocolos, disponibles desde cualquier dispositivo móvil, que permiten registrar información adicional como la condición corporal de la cerda en torno al parto y destete o la incidencia de defectos congénitos, entre otros. Una mayor base de datos y fenotipos más precisos nos permitirán seguir incrementando la fiabilidad en la estimación de valores genéticos.

Las posibilidades son infinitas, tecnologías como la genómica, que forma parte fundamental en todas nuestras líneas genéticas, nos abren las puertas a mejorar la precisión de valores genéticos, en especial en caracteres difíciles de medir como aquellos relacionados con la calidad de canal y carne. Nuestra ilusión es que en un futuro, no muy lejano, los productores ibéricos puedan beneficiarse de estas tecnologías en la mejora de sus ganaderías.

Distribución de la población ibérica presente en PigBase en base al Índice de Selección (TSI). La variabilidad de índices permite realizar presión de selección intensa.

Compartir esta entrada: