100 años de progreso de Topigs Norsvin: la supervivencia de los lechones y las habilidades maternales

Un hito que ha sido clave durante los 100 años de progreso de Topigs Norsvin fue la introducción de la supervivencia de los lechones y las habilidades maternales en nuestros objetivos de selección hace ya más de 25 años. Fueron los primeros pasos en nuestro enfoque de selección equilibrada.

No solo seleccionamos para camadas grandes, sino que también tenemos en cuenta la robustez y vitalidad de los lechones y las habilidades maternales de las cerdas. Eso hace posible producir más lechones por cerda y año sin aumentar las bajas. Cerdos  más fuertes y vigorosos arrancan sin problemas, de lo cual se beneficia durante toda la fase de producción: menos pérdidas en cebadero, uso más eficiente del pienso, menos problemas sanitarios y menos mano de obra. Un buen estatus sanitario y altas tasas de supervivencia son cualidades deseables para los lechones en términos de eficiencia y sostenibilidad. Topigs Norsvin produce lechones robustos y finalizadores que nacen preparados para sobrevivir.

Esto garantiza que el progreso genético de Topigs Norsvin contribuya no solo a una mayor producción, sino también a una mejor, y por tanto más rentable, producción de carne de cerdo, y lo hacemos además, atendiendo a las demandas de la sociedad para un mejor bienestar animal y una producción más sostenible. De esa forma, Topigs Norsvin sigue asumiendo su responsabilidad para que la producción porcina tenga un futuro viable.

Compartir esta entrada: