Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'grid_custom_css' not found or invalid function name in /home/users/topjfftp/topigsnorsvin.es/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
if ( function_exists('cn_cookies_accepted') && cn_cookies_accepted() ) { }
Cerrar

La causa de la vitalidad de la descendencia de la TN60 y TN70

03/08/2017

Volver

Topigs Norsvin lleva más de 20 años seleccionando sus animales para que sean robustos y vigorosos, poniendo especial atención en la vitalidad y la supervivencia de los lechones. Se ha observado que las primeras fases del desarrollo de los lechones en el útero es un punto clave para la obtención de animales robustos y para producción eficiente de carne de alta calidad.

¿Qué conclusiones hemos obtenido después de dos décadas de investigación sobre la vitalidad de los lechones?

  1. Útero superpoblado

Desde los primeros estadios de su desarrollo, el contenido genético del embrión es un factor clave para su crecimiento. Tanto en los seres humanos como en el vacuno está claro que el padre juega un papel relevante en el peso del feto al nacimiento. En los cerdos la situación es diferente, ya que el factor limitante no es el contenido genético del lechón, sino la capacidad del útero de la cerda. Durante su desarrollo, el feto crea su propia placenta y el útero de la cerda asigna cierto espacio a cada placenta, si esta se desarrolla demasiado, o si el espacio es muy limitado debido a un útero de un tamaño limitado o a un gran número de fetos en la camada, es posible que se dé una superpoblación del útero, causando mortalidad embrionaria temprana y dejando un espacio vacío en el útero.

  1. Fórmula del peso al nacimiento

A lo largo de los años se ha trabajado sobre diferentes hipótesis, una de ellas fue que existe una capacidad uterina máxima, un peso fijo, digamos 18 kg. Diez lechones darían entonces un promedio de 1.8 kg cada uno, 12 lechones de 1.5 kg, 15 lechones de 1.2kg, etc. Esta hipótesis ha sido rechazada. Parece más acertada la teoría de que 5 kg son necesarios para el mantenimiento de la gestación a lo que habría que añadir + 1 kg por cada lechón. Es decir 10 lechones promediarían (5 + 10) / 10 = 1,5 kg; 15 lechones: (5 + 15) / 15 = 1,33 kg. Un número infinito de lechones conduciría entonces a un promedio igual a un incremento marginal de 1,0 kg.

 

  1. Un mayor peso al nacimiento no significa mayor supervivencia

Existen curvas de supervivencia clásicas que muestran que en general, los lechones con más de 1,2 kg al nacimiento tienden a sobrevivir, mientras que los lechones con menos de 0,8 kg tienen escasas probabilidad de supervivencia. Estas curvas están bajo la influencia de la mejora genética, es decir, es posible seleccionar para una mayor supervivencia en función de un determinado peso al nacimiento. Aunque pueda parecer contradictorio, la selección para aumentar el peso al nacimiento no aumenta la supervivencia, los datos fenotípicos y genéticos sobre peso al nacimiento y supervivencia no se correlacionan. Existen claras diferencias en la dinámica de la curva de supervivencia entre líneas y entre machos dentro de una misma línea.

  1. El peso al nacimiento influye enel rendimiento posterior

La expresión “Una vez pequeño, siempre pequeño” es en gran medida cierta. Los lechones de bajo peso al nacimiento serán más pequeños a la edad de destete y necesitarán más días para alcanzar su peso de mercado, o serán más pequeños a una determinada edad. Por lo tanto, los lechones de líneas paternas son más pesados, como consecuencia de ello las camadas son más pequeñas. Este hecho tiene más influencia que la ausencia de selección por tamaño de camada en las líneas paternales.

La visión de Topigs Norsvin:

Nuestra cerda debe producir grandes camadas de ​​lechones pesados y uniformes. Cada lechón extra debería poder ser destetado por su propia madre. Esto que podría parecer obvio, no es fácil de conseguir. Teniendo en cuenta las cuatro conclusiones previas, para lograr este objetivo se requieren protocolos exhaustivos y un programa de mejora genética equilibrada de vanguardia para conseguir que no se pierdan generaciones a causa de la no-selección debido a correlaciones negativas.

Esta es la razón por la que topigs Norsvin tiene éxito en la selección de animales robustos y vigorosos

Topigs Norsvin registra los pesos de nacimiento y destete de aproximadamente 750.000 lechones al año, lo que equivale a unas de 50.000 camadas. La heredabilidad del peso al nacimiento es de aproximadamente un 30% y la desviación estándar del peso al nacimiento dentro de la camada tiene una heredabilidad de alrededor del 8%. Esto indica que si no se lleva a cabo una selección cuidadosa, aumentaría rápidamente el peso al nacimiento, la elevada heredabilidad y variabilidad genética, pero a costa del tamaño de la camada. Topigs Norsvin sabe cómo hacer frente a esto. Durante los últimos 20 años hemos seleccionado para incrementar la vitalidad, por lo que sabemos cómo equilibrar nuestro programa de selección para obtener los mejores resultados. Esto, combinado con el enorme volumen de datos que registramos cada año, nos permite alcanzar un rápido progreso genético.

Combinando todo en la TN70 y TN60

Todo el conocimiento y experiencia en selección de Topigs Norsvin se reunen en las nuevas hembras TN70 y TN60. Se trata de una combinación única en cuanto a selección por vitalidad en líneas puras maternales:

La línea Landrace de Norsvin ha sido intensamente seleccionada por sus caracteres de finalización y peso al destete, dirigiendo los esfuerzos a que la población evolucione hacia la producción de lechones más pesados.

Las líneas Z y A en cambio, han sido seleccionadas para la supervivencia y para la mejora de las habilidades maternales de cara a mantener a los lechones vivos, obteniendo unos resultados mejores que la media de las cerdas. Ambas líneas también han sido seleccionadas para mejorar la uniformidad del peso al nacimiento. Como consecuencia de la teoría del peso al nacimiento y debido a la correlación genética negativa entre el peso al nacimiento y la uniformidad, la tendencia genética en el peso al nacimiento fue negativa. Hace varios años, para superar este desafío, el peso al nacimiento fue incorporado con un valor económico positivo.

La combinación del Landrace de Norsvin, la línea Z y la línea A trae resultados positivos para el peso al nacimiento, la uniformidad y la supervivencia de los lechones. Esta combinación ganadora es la base para una producción eficiente, de alta calidad y libre de problemas.